922 220 000 - 928 139 393 info@seranca.com

Es inevitable. Entramos en el verano, la estación más cálida del año, y dentro de muy poco tendremos que lidiar con todo tipo de plagas.

El calor favorece a todas las plagas en cierta manera; insectos como las cucarachas encuentran esta estación ideal para reproducirse, las ratas aprovechan para coger alimentos y los mosquitos, insectos de sangre fría, estimulan su actividad con el calor.

A pesar de aumentar su presencia de manera considerable, es posible reducir su impacto tomando las medidas de prevención correspondientes en nuestros hogares y negocios, y aplicando algunos consejos de limpieza que dificultarán su presencia en nuestros espacios.

Retira la basura con bastante frecuencia (incluso si no está llena del todo) para evitar que algunos insectos acudan a ella en busca de alimentos. El aumento de insectos en espacios de uso cotidiano, principalmente cocinas, se debe a la búsqueda de cualquier tipo de material orgánico con el que se pueda alimentar. Es recomendable usar bolsas pequeñas, reciclar y separar la materia orgánica del resto de desechos y usar papeleras con tapas que eviten la presencia de olores que atraigan a estos animales. Recuerda no acumular restos de comidas, como migas de pan, y mantener las superficies de nuestras cocinas impecables. Recuerda recoger los comederos de animales una vez hayan terminado de comer, sobre todo por la noche.

Si posees de terrazas o balcones, evita tener macetas o recipientes como cubos con agua. Aunque sea en muy poca cantidad, esta agua es usada por insectos como cucarachas para poner sus larvas, convirtiéndose en un foco en muy pocos días. Recuerda vaciar el agua que pueda haber en estos recipientes. Procura además retirar los helechos que puedan crecer en tuberías, pues pueden dar lugar a que los mosquitos se instalen ahí.

Usar medidas preventivas que eviten la entrada de estos animales, en especial si tu hogar o negocio se encuentra en zonas con alta humedad; mosquiteras, taponar grietas … son pequeños gestos que pueden evitar que insectos se asientan en el interior de nuestros espacios.

Recuerda, aunque siempre haya solución para una plaga, la prevención es la clave.