922 220 000 - 928 139 393 info@seranca.com

Mientras que el mosquito de la fiebre amarilla (Aedes aegypti), tras un período de invasión de entre 300 y 400 años, ha llenado casi por completo sus nichos en áreas no nativas, el mosquito tigre asiático (Aedes albopictus), con un periodo de invasión mucho más corto, entre 30 y 40 años, todavía no ha alcanzado todas las regiones donde puede encontrar un entorno adecuado. Se espera pues, que continúe su expansión en el futuro.

 

 

aedes albopictus

 

A las puertas de una nueva temporada de actividad del mosquito tigre, llegan malas notícias: Aedes albopictus tiene todavía por delante mucho territorio donde instalarse.

A diferencia de su primo lejano Aedes aegyti, que tras 300 o 400 años de período de invasión por zonas de todo el planeta, ha ocupado ya casi todos los espacios donde puede sobrevivir fuera de sus áreas endémicas, el mosquito tigre todavía tiene un gran potencial de expansión.

Asi lo han concluido científicos de la Universidad Goethe de Frankfurt, en Alemania, tras comparar los nichos ecológicos del mosquito tigre asiático y el mosquito de la fiebre amarilla en varios continentes.

El comercio mundial y el turismo facilitan las nuevas distribuciones geográficas de estas dos especies de insectos, transmisores potenciales de enfermedades como el dengue, chikungunya, zika o la fiebre amarilla. A lo que viene a sumarse el cambio climático, que promueve la propagación de especies que necesitan temperaturas más cálidas para prosperar.

En las próximas entre una y cinco décadas, las enfermedades infecciosas transmitidas a través de vectores aumentarán, afirman los autores de este estudio. Muchas especies conocidas de vectores son nativas de regiones tropicales y subtropicales, pero cuando se establecen en una nueva área, junto con los agentes patógenos que son capaces de transmitir, el área de riesgo para la enfermedad asociada se expande correspondientemente.

Mosquito tigre, desde África y Asia hacia el mundo 

Aedes aegypti, originario de África, comenzó a extenderse por todo el mundo hace 300 o 400 años, presumiblemente con la expansión de las plantaciones de caña de azúcar y el comercio de esclavos.

Por su parte, el mosquito tigre, Aedes albopictus, que actualmente se considera una de las 100 especies más invasivas, originalmente proviene del sur y sudeste de Asia. En las últimas décadas, ha sido introducido y difundido en zonas no nativas por el comercio y el turismo, especialmente por el comercio de neumáticos de automóviles y el “bambú de la suerte” (Dracaena spp.). Por ejemplo, los huevos de mosquito tigre, larvas y pupas han sido transportadas a grandes distancias por mar, sobreviviendo en pequeños charcos de agua dentro de llantas de automóviles usados, o en contenedores de agua para  el bambú.

En el estudio , los científicos investigaron los nichos ecológicos de ambas especies en su rango nativo y no nativo, es decir la totalidad de las condiciones ambientales en las que una especie puede darse.

En los rangos de distribución nuevos, los mosquitos pueden encontrar diferentes condiciones ambientales que en los nativos. Se dice que las especies de mosquitos invasores son especialmente rápidas para adaptarse a las nuevas condicones climáticas. Sin embargo, en el caso de estas dos especies, no se hallaron evidencias para apoyar esta teoría.

En sus rangos nativos ambas especies ocupan un nicho muy amplio y se dan en un gran número de condiciones ambientales, que prevalecen similares en los nuevos rangos de distribución. Por lo tanto, la expansión de nicho en A.albopictus y A. aegypti no puede explicarse a través de la adaptación, aunque no se puede descartar la adaptación local y los cambios genéticos en los rasgos de las especies.

 

mosquitos
mosquitos

Áreas de estudio y ocurrencia. Registros para (a) Aedes albopictus (b) Aedes aegypti. Los recuadros indican los límites de los cinco rangos considerados: América del Norte, América del Sur, Europa, África y Asia.

Sin embargo, en el estudio se identifica una diferencia entre las dos especies: que el tiempo juega un papel importante en la expansión de una especie invasora.

Con su período de expansión más prolongado, el mosquito de la fiebre amarilla llena casi por completo su nicho en los nuevos rangos de distribución invadidos, es decir actualmente se da ya bajo muchas condiciones climáticas que también existen en su hábitat nativo.

El mosquito tigre asiático, en cambio, es un caso distinto. En sus nuevos rangos de distribución todavía no se da en todos los hábitats que le ofrecen condiciones climáticas adecuadas. Por lo tanto, los investigadores predicen un mayor potencial de expansión para esta especie en el futuro y concluyen que A. albopictus, que ya se puede encontrar en casi todos los países del sur de Europa, debido a su amplio nicho, inevitablemente se extenderá y se establecerá en el norte de Europa también.

A lo que añaden que otras especies de mosquitos exóticos, como Aedes japonicusAedes koreicus o Aedes atropalpus le seguirán, o ya han llegado, a Europa Central.

 

Fuente: Goethe Universität