Alimentar animales en la calle, el aliado de las plagas

Alimentar a animales en la calle es uno de los principales motivos por el que las plagas aparecen en la vía pública. Lo que parece un gesto inofensivo termina por provocar de manera accidental un foco de plagas en las zonas cercanas.

Supongamos que tienes una mascota y tienes un recorrido para sacar a pasear a tu perro establecido, alrededor de la manzana de tu casa, y que siempre le das de comer pienso durante el paseo. O poniendo un ejemplo más concreto, que siempre le pones comida a una comuna de gatas ubicada en un edificio. Sin darnos cuenta, los restos de estos alimentos sirven para alimentar también a ratas u otras plagas como cucarachas. Estos animales encuentran esta materia orgánica que, al depositarse en la vía pública de manera periódica, hace que instalen su manada en la zona.

Las ratas,  animales que se alimentan de basura y beben aguas residuales, transmiten enfermedades como la salmonela, la leptospirosis y en algunos casos, el tifus o la peste bubónica. Además deterioran el inmueble con sus excrementos. El riesgo afecta a todos los vecinos, pues si estos animales encuentran los recursos para sobrevivir, empezarán a aumentar su población. Con esto, necesitarán invadir nuevos territorios, y lo que es un problema aislado de un edificio lo será de todo un barrio.

El conocimiento de esta información es esencial para que los vecinos comprendan la consecuencia de un acto que conciben como inofensivo. Aunque se haga con buena intención, alimentar animales en la calle tiene efectos secundarios. Es importante que el ciudadano conozca y comparta esta información para que, en consecuencia, sepa corregir estas pequeñas acciones y, poco a poco, conseguir un entorno sano y seguro con un pequeño gesto de responsabilidad. Entre todos podemos cuidar de nuestras casas, negocios y zonas urbanas.

 

Ir arriba