Acceso a clientes

Redes de agua inteligentes

Publicado el 9 noviembre, 2015 , en Medio ambiente, prevención

Las redes inteligentes reducen el despilfarro de agua y permiten a los ciudadanos conocer mejor su consumo y ahorrar

grifos-agua--644x362

Las ciudades quieren ser más ecológicas y para ello aprovechan los avances tecnológicos que las vuelven más inteligentes. Entre los sistemas que empiezan a ponerse en marcha se encuentran las redes de agua inteligentes. Gracias a ellas se puede saber, en tiempo real y desde cualquier lugar, el consumo de agua o si hay una fuga. De esta forma, el medio ambiente y los ciudadanos salen beneficiados, ya que se reduce el despilfarro de agua, se mejora el servicio y se ahorra dinero.

Qué son las redes de agua inteligentes

El agua hace un largo recorrido hasta que llega al grifo. En Europa hay 3,5 millones de kilómetros de redes de distribución, según datos de EurEau, el organismo que reúne a los operadores de agua europeos: en línea recta podrían dar unas 275 vueltas por todo el ecuador de la Tierra.

Las pérdidas las redes de agua oscilan entre el 5% y el 50% del total producida

Las pérdidas en estas redes oscilan entre el 5% y el 50% del total de agua producida, según fuentes de la Unión Europea (UE). Este recurso natural es cada vez más preciado y escaso. En la actualidad, según datos de Naciones Unidas, unos 700 millones de personas sufren escasez de agua en todo el planeta, mientras que en 2025 dos tercios de la población mundial, unos 4.600 millones de personas, tendrán problemas de abastecimiento.

Con un planteamiento similar al de las redes eléctricas inteligentes, se basan en sistemas tecnológicos que consiguen un mayor control en la localización y reparación de averías, la reducción de la cantidad de fugas, la mejora de la calidad del agua o la detección de cambios en la temperatura o de restos de sustancias contaminantes.

Los consumidores también se benefician de estas tecnologías, puesto que pueden recibir datos detallados sobre el consumo y posibles problemas en el abastecimiento, de manera que puedan solucionarlo antes y ahorrar dinero.

estacion-depuradora-de-aguas-de-valencia

Ventajas de las redes de agua inteligentes

Los impulsores de las redes de agua inteligentes destacan las siguientes ventajas:

  • Al poder gestionar de manera más eficaz los servicios, se reduce el impacto ambiental de un mal uso del agua.
  • Se aumenta y precisa la información sobre la red, de manera que sus responsables pueden conocer en todo momento la calidad del agua y su gestión y poner remedio con mayor rapidez a cualquier posible incidencia. El número de fugas disminuye al poder controlar mejor la presión y localizar las averías. Las pérdidas de agua en las redes de todo el mundo suponen un coste estimado anual de unos 7.560 millones de euros, según un estudio de Sensus, una multinacional especializada en sistemas de análisis y control de agua y energía.
  • Se pueden lograr ahorros de entre 10% y 15% en la energía necesaria para la distribución del agua y hasta un 10% del consumo. Las redes inteligentes permiten ahorrar a las compañías de distribución en todo el mundo unos 9.800 millones de euros anuales, según el informe de Sensus. Estos ahorros suponen más del 5% de los presupuestos de dichas empresas, que pueden reinvertirse en mejorar las redes y ayudar a resolver la escasez de agua mundial.
  • Se puede ofrecer información inmediata sobre el consumo de agua. Los ciudadanos tienen la posibilidad de informarse a distancia de los contadores y de la factura en tiempo real y en cualquier momento. De esta manera crece la concienciación sobre el uso de dicho elemento.
  • Se puede conocer mejor el sistema de distribución y prever con mayor exactitud las inversiones futuras necesarias para su correcto mantenimiento. En los próximos 10 a 30 años gran parte de las redes de abastecimiento de agua europeas tendrán que rehabilitarse, según los impulsores del proyecto europeo SmartWater4Europe, en el que participan 21 entidades del sector del agua, compañías tecnológicas y universidades.