Acceso a clientes

Control de plagas en la cocina cuando se aproxima el verano

Publicado el 3 abril, 2017 , en Alimentación, Plagas, prevención, Salud, Seguridad alimentaria

Control de plagas en la cocina durante el verano

Durante el verano deben intensificarse las tareas de limpieza en las cocinas para evitar que las plagas se conviertan en una amenaza para la salud

cocina

El aumento de las temperaturas lleva asociado también un incremento de la población de plagas de cucarachas, hormigas o moscas en las cocinas, con el consiguiente riesgo de infección de los alimentos. Las plagas pueden ser transmisoras de enfermedades porque contaminan los alimentos destinados al consumo humano. Por este motivo, es importante intensificar las tareas de limpieza y mantener unas condiciones higiénicas adecuadas para evitar que se conviertan en una amenaza para la salud. El artículo explica cómo proteger los alimentos y las áreas de cocina de insectos y la relación que guardan las moscas como vectores de patógenos en los alimentos.

Llega el buen tiempo y con él salen insectos y otros animales molestos. En las cocinas, estos pueden transferir microorganismos nocivos a los alimentos y superficies donde se manipulan. Las plagas son apariciones masivas de cucarachas, moscas y otros insectos. También debe tenerse en cuenta que las mascotas, como perros y gatos, son portadores de microorganismos y parásitos que llevan en patas o piel. Para que no se conviertan en un problema de seguridad alimentaria, es importante tener un cuidado riguroso de la limpieza, sobre todo en los rincones y lugares poco accesibles, que es donde suelen acumularse. También es importante no olvidar zonas como los cubos de basura, donde se acumulan restos de comida y acaban por ser un lugar muy atractivo para las plagas.

Proteger los alimentos de las plagas

Una de las prioridades cuando se trata de evitar que las plagas “ocupen” nuestras cocinas es evitar que existan deficiencias estructurales que se puedan convertir en refugios para insectos, así como zonas de difícil acceso para limpiarlas. En estos casos, suelen ser un lugar idóneo para que se acumule suciedad y desperdicios, así como humedad, factores que atraen mucho a los insectos. Las hormigas, por ejemplo, suelen estar presentes donde hay alguna fuente de alimento, y se suele encontrar no una, sino varias en busca de alguna miga. Las hormigas comen casi cualquier cosa, así que deben evitarse restos de migas de cualquier alimento o restos de grasa acumulada en determinadas zonas.

Una de las causas de contaminación de los alimentos es la interacción entre estos con plagas, sobre todo moscas, roedores y cucarachas, que actúan de vectores de contaminantes. Insectos y roedores pueden contaminar los alimentos por el contacto de los microorganismos que transportan en su cuerpo, o a través de las deyecciones. Las plagas necesitan alimento y un lugar para poder sobrevivir, por tanto, si se actúa sobre estos factores se puede impedir que las plagas alcancen los alimentos.

Moscas y patógenos

Las moscas pueden ser portadoras de Salmonella, Campylobacter y E. coli, entre otros

Las moscas domésticas se suelen reproducir en estiércol, excretas de seres humanos, aguas residuales, vegetales u otros residuos orgánicos en descomposición. Suelen encontrarse cerca de fuentes de alimento. Las moscas pueden transmitir disentería, diarrea, además de otras afecciones. Algunos estudios han demostrado que la mosca ocupa un lugar destacado en la transmisión de microorganismos a la leche durante el ordeño ya que depositan gérmenes. También es importante en las moscas la transmisión de Salmonella, que puede hospedarse en su intestino hasta 35 días.

Otros patógenos de los que son portadoras las moscas son Campylobacter y E. coli. Según estudios realizados, más de 100 patógenos se relacionan con las moscas. Las formas de transmisión incluyen superficies, regurgitación de comida y defectación, de ahí que se las considere portadoras naturales de patógenos. Los “transportan” en sus patas o los expulsan. La higiene es fundamental para evitar estas intoxicaciones, así como evitar acumular basura y no almacenar alimentos al exterior sin protegerlos, mantener las ventanas cerradas o no dejar platos con restos de alimentos en la cocina.

M. CH.

Si tienes problemas en tu cocina, no dudes en ponerte en contacto con Los Expertos de Canarias: SERANCA