Acceso a clientes

Precauciones alimentarias para viajar

Publicado el 31 julio, 2016 , en Sin categoría

Viajar  a otro país supone cierto nivel de riesgo relacionado con el consumo de alimentos o agua en mal estado

 

international-food

Ha llegado el buen tiempo y para numerosas personas, la ocasión de  viajar a un país extranjero. También es el momento de vigilar lo que se come y se bebe ya que, si no se toman las precauciones adecuadas, la aventura puede acabar con una intoxicación alimentaria. Una de las fuentes más comunes de problemas durante los viajes es el agua, incluyendo el hielo, contaminada con bacterias, virus o parásitos. El artículo ofrece algunas recomendaciones de seguridad alimentaria cuando se viaja y qué es la diarrea del viajero.

Viajar es, para muchos, un placer. Las ganas de conocer lugares remotos y desconocidos llevan a emprender trayectos de varios días, incluso semanas, en los que la comida juega un papel fundamental. Pero, además de los paisajes y edificios, el viajero deberá hacer frente a Salmonella, Shigella, Cryptosporidium o cólera, algunas de las infecciones que pueden contraerse a través del consumo de alimentos y agua contaminados. En algunos casos sucede que el cuerpo no está acostumbrado a ciertas bacterias más comunes en otros países, de ahí que a los locales no les afecte como pueda afectarles a los turistas. Sea cual sea el motivo que pueda derivar en intoxicación alimentaria, lo más recomendable es ser cauto. La norma de oro es mejor prevenir que curar. En general, la seguridad alimentaria no es lo más importante para muchos viajeros, aunque sí se toman más precauciones si se viaja a determinados países.

657_1_Dim Sum - Food and Restaurants

Recomendaciones de seguridad alimentaria cuando se viaja

Aunque es posible sufrir una intoxicación alimentaria en cualquier lugar, incluso en casa, el riesgo aumenta cuando se come fuera, sobre todo en un país que no es el nuestro (sin tener en cuenta ciertos lugares de países en desarrollo). Algunas recomendaciones para protegerse de la exposición a los riesgos más comunes son:

  • Lavarse las manos con agua y jabón antes de comer. Si no se dispone de jabón, se puede usar un desinfectante para manos.
  • Evitar el consumo de alimentos crudos o poco cocinados, sobre todo de carne y marisco.
  • Si se consumirá fruta, lo conveniente es optar por la que tenga piel para que se pueda quitar. Hay que evitar la fruta que ya ha sido pelada.
  • Tener especial cuidado con los puestos ambulantes que sirven comida.
  • Solo beber agua que se sepa que es potable. No confiar de fuentes en las que la potabilidad no está asegurada.
  • Evitar poner hielo en las bebidas, ya que el agua que se utiliza para elaborarlo puede no ser segura.

Debe tenerse en cuenta que el calor (cocción, fritura, hervido, etc.) mata los gérmenes, así que es fundamental cerciorarse de que la comida que se ingiere está bien cocinada. También se prestará especial atención a los sitios de venta ambulante de alimentos que, en los países en desarrollo sobre todo, puede que no cumplan con las mismas normas de higiene que los restaurantes. Algunas de las opciones más seguras es el consumo de leche y productos lácteos pasteurizados, la comida que se cocina y se sirve caliente, bebidas de agua o los refrescos de una lata sellada o de una botella.

La diarrea del viajero

La diarrea del viajero es un trastorno del tracto digestivo que provoca diarrea y calambres abdominales. En la mayoría de los casos, es un fenómeno más desagradable que grave que se propaga con facilidad de persona a persona. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense (CDC), la incidencia es del “30% al 70% de los viajeros, en función del destino y la temporada”. Debe tenerse en cuenta que, cuando se viaja, cambia el clima, varían las costumbres y, sobre todo, las normas y las prácticas sanitarias, lo que aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad. En la mayoría de los casos los síntomas mejoran al cabo de uno o dos días sin tratamiento, aunque algunos pueden complicarse. Aparecen calambres abdominales, náuseas, vómitos y fiebre y, en ocasiones, deshidratación moderada o severa.

Por lo general, la causa es la ingesta de alimentos o agua contaminados por agentes infecciosos como bacterias, virus y parásitos que entran en el tracto digestivo. La bacteria más común es Escherichia coli, que se adhiere a la mucosa del intestino y libera una toxina que causa diarrea y calambres abdominales. Pero también está provocada por bacterias como Salmonella, Shigella y Campylobacter, parásitos como Giardia, Crystosporidium y Cyclospora y virus como norovirus y rotavirus.

Es básico en estos casos evitar la deshidratación, es decir, beber mucho líquido.

¿Lo puedo comer?

En EE.UU., el CDC ha desarrollado una aplicación de móvil (¿Puedo comer esto?) destinada a prevenir la diarrea del viajero. La app permite al usuario seleccionar el país en el que se encuentra y hallar respuestas a preguntas sencillas sobre lo que puede comer o beber. La aplicación indica si el alimento consultado es seguro o no consumirlo en aquel lugar. Su uso no requiere conexión de datos.